India – Llegada a Delhi. Primeras impresiones

Llegué a India por primera vez!! Sobre India había escuchado de todo de amigos y viajeros: desde gente a la que le apasiona hasta los que desde que salen del aeropuerto no soportan ver la pobreza. INDIA: LOVE IT or HATE IT.

Delhi fue mi primera parada. La ciudad, llena de vida, tiene mucho que ofrecer. Como capital del país congrega a una variedad de gentes y comidas de todo el subcontinente.

Es una ciudad superpoblada y llena de energía. Hay montones de gente por todas partes, especialmente en los mercados y las callejuelas del centro de la ciudad.

Una de las cosas que sorprende al recién llegado es la cantidad de festivales, procesiones, celebraciones religiosas o de cualquier otro tipo que te encuentras por toda India. Esto añade a lo ‘colorido’ que es el país. Música, colores, algunas veces imágenes religiosas, y siempre mucha gente.

Otra imagen de India que no encontraríamos nunca en un país desarrollado son las propias calles. Mientras caminas, a 5 metros a la redonda puede haber coches, motocicletas, bicis, rickshaws, autorickshaws (tuk-tuk), vacas andando tranquilamente, niños jugando, un señor soltando incienso, o cualquier otra cosa. No puedes asimilar lo que está pasando alrededor tuyo, es demasiado. Un festival de los sentidos. Todos comparten la vía de forma más o menos pacífica, sea como sea de caótica la situación.

Una variedad de animales se abren camino, sin  alterarse, entre la muchedumbre. Las más visibles son las vacas, a las que todo el mundo respeta. También hay muchos perros sin dueño y, lo que yo peor llevaba, monos horribles. Ocasionalmente ves algún camello, como este que iba tranquilamente por la calle, y rara vez algún elefante conducido por allá y al que muchos ayudan a alimentar.

Un camello en su paseo de por las tardes

Ya os hablaré más sobre estos animales, pero ahora una foto de uno de los principales monumentos de Delhi: el Red Fort. El exterior se construyó con arenisca, lo que da al edificio su distintivo color rojizo.

Red Fort

En Delhi tuve ocasión de conocer a una generación de jóvenes indios ‘nuevos ricos’. Hablan en inglés entre ellos, que debe ser más fashion que el Hindi, cuando van a sus clubes de moda. Las primeras preguntas que hacen son siempre: “¿A qué te dedicas?” y “¿Dónde vives?”, claramente orientadas a ver si perteneces a su ambiente. Aunque para mí, la mera apariencia europea me eximía del escrutinio. Luego empiezan a presumir de cuán exitosos son en sus profesiones/negocios en sus 20s. Mi impresión -y sólo es una primera impresión de alguien que ha estado pocas semanas, puedo estar equivocado- es que son pretenciosos y desprecian al resto de la población de su propio país. O como uno de ellos dijo: “Delhi is a show-off”.

Delhi también es el centro del tranporte para todo el norte del país. Desde allí pude agarrar trenes/autobuses a Rajasthan, Punjab y Agra. De esto os sigo hablando en los próximos posts.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s