Perú – Trujillo

Ocho horas de autobús separan Lima de Trujillo, la ciudad más importante al norte de la capital. Tomó el nombre de la ciudad extremeña, por ser donde nació Francisco Pizarro. A Trujillo también se le denomina “Ciudad de la eterna primavera”, al igual que comenté aquí sobre Medellín, por el buen clima.

Como en casi todas las ciudades de Perú, el centro se articula en torno a la Plaza de Armas, que alberga algunos edificios coloniales y la catedral.

Plaza de Armas de Trujillo

Mecanógrafos que prestan sus servicios en las calles de Trujillo

Trujillo es una ciudad agradable, con un aire tradicional por la arquitectura colonial y el gran número de iglesias antiguas que contiene. También mantienen una actividad tradicional las personas que, en la era de los ordenadores, sigue mecanografiando en la calle con su máquina de escribir. Pasé por allí y les pregunté qué estaban escribiendo: un contrato de arrendamiento.  ¿? 😐

En los alrededores de Trujillo hay desde una playa de surfers hasta dos de las ruinas más visitadas del Perú pre-inca: Chan Chan y las Huacas del Sol y de la Luna. Todo ello hace que Trujillo sea una parada imprescindible para la minoría de viajeros que se animan a viajar al norte y no se limitan únicamente al más popular circuito del sur, llamado descriptivamente “gringo trail”, de Machu Picchu y demás.

Yo estuve alojado en el pueblo costero de Huanchaco, muy agradable al estar junto al mar y buena idea para hacer frente al calor. Para desplazarse desde/hacia el centro no hay mucho problema: constantemente pasan “combis” y siempre oyes al cobrador voceando <<¡¡Huachaco!!! ¡¡Anchaco!! ¡¡Chaco!!…¡¡¡Huanchaco!!!>>.

Por la ruta de estas combis, a medio camino entre Trujillo y Huanchaco se encuentra Chan Chan, ruina de lo que una vez fue la capital de la civilización Chimú. De enorme magnitud, era la mayor ciudad pre-colombina en América y la mayor ciudad de adobe del mundo.

Chan Chan

Representaciones en los muros de Chan Chan

Construida alrededor de 1300 dC, Chan Chan fue conquistada por los incas, procedentes de Cusco, hacia 1470 dC. En el siglo siguiente, los españoles también pasaron por allí para saquearla. Los esfuerzos para preservar estas ruinas se han topado con varios fenómenos de El Niño, que han erosionado mucho esta ciudad hecha de adobe, así que lo que podemos ver hoy es sólo una mínima parte de lo que una vez fue.

Años antes de la aparición de los Chimu y la construcción de Chan Chan, se desarrolló en la misma zona del norte de Perú la cultura Moche o Mochica, entre los años 100 aC y 700 dC. Esta cultura destacó por su fina cerámica. La principal ciudad de esta civilización se construyó en torno a las Huacas del Sol y de la Luna. Merece la pena ir hasta allí, es algo más alejado que Chan Chan pero por supuesto también hay una combi que te acerca.

Huaca del Sol vista desde Huaca de la Luna

La Huaca del Sol, mayor, era una enorme pirámide de adobe que pudo tener funciones administrativas. La Huaca de la Luna, más pequeña pero también más importante, tenía fines religiosos, y era allí donde residían los principales sacerdotes y dirigentes. Entre las dos se extendía la ciudad, hoy espacio desértico.

Imagen del dios Ai Apaec

La Huaca del Sol no se visita, se están realizando trabajos arqueológicos. La visita a la Huaca de la Luna es guiada, cosa que está bien porque te cuenan las lo que sucedía en el interior… Y es que aquí es donde se practicaban los sacrificios humanos. Dos guerreros luchaban entre sí, y el perdedor era encerrado hasta sacrificarlo. Cuando había sequías o similar, se multiplicaban los sacrificios, para aplacar la ira de los dioses. Dioses, que da miedo sólo verlos representados… El principal y más temido era Ai Apaec, también llamado “el decapitador”. Otros, con forma de arácnidos, serpientes, felinos, etc.

Mural en Huaca de la Luna

El final llegó para la civilización Moche como tal alrededor del siglo VII. Hubo una sequía muy prolongada y un duro fenómeno de El Niño. Pese a multiplicar los sacrificios y los rituales, los sacerdotes y dirigentes no consiguieron calmar la ira de los dioses. Es posible que al final la gente que sobrevivió esta dura etapa ya estuvieran hartos de hacer tanto sacrificio que veían que no servía para nada, la clase dirigente y el propio sistema pudo quedar en descrédito. Finalmente, se abandonaran los núcleos urbanos.

Aunque muchos extranjeros en todo el mundo sólo han oído hablar sobre los Incas, en Perú se han desarrollado otras muchas civilizaciones igualmente importantes, como los moche o los chimú. Los incas sólo alcanzaron una posición de dominio importante en el siglo anterior a la llegada de los españoles.

Anuncios

Un pensamiento en “Perú – Trujillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s